El sentido de un puesto de trabajo en las organizaciones sanitarias

la buena vidaFrecuentemente oímos respecto de los trabajadores de las organizaciones sanitarias calificativos como:

“Qué bien viven”.

Esta semana vamos a tratar de darle la vuelta a ese concepto.

¿Qué es vivir bien?, ¿Qué es la buena vida?

La buena vida del personal sanitario debe partir de tres premisas:

  • Saber vivir.
  • Saber trabajar.
  • Saber compartir

Estos tres conceptos se convierten en la clave del punto de partida con el que se han de dotar los puestos de trabajo en las organizaciones sanitarias del nuevo tiempo, a pesar de que son conceptos antiguos, por todos utilizados y frecuentemente con un sentido negativo.

Como personas debemos saber vivir nuestro tiempo para poder ejecutar correctamente nuestro trabajo y de esta forma llegar a la comprensión, que la profesión sanitaria debe huir de personalismos y protagonismos para poder saber compartir.

Una vez comprendido este eje vital pasaremos a dotar de valor o sentido nuestros puestos de trabajo.

Nuestros puestos de trabajo en las organizaciones sanitarias tienen un sentido utilitarista y así debe ser entendido y asumido por todos de una manera positiva.valores

Nuestros puestos de trabajo deben proporcionarnos una remuneración adecuada, indudablemente la mayoría trabajamos por dinero, por un salario que nos permita cubrir nuestras necesidades; también debe dotarnos de prestigio y reconocimiento, tanto de la sociedad como de la propia organización.

Por otra parte los puestos de trabajo de las organizaciones sanitarias deben proveernos  del suficiente componente emocional positivo.

Deben poseer la capacidad de satisfacernos y permitir la relación emocional positiva,  como decíamos anteriormente, la propia organización debe poner su enfásis en que esto sea así, y así debe ser comprendido por la sociedad.

Por último nuestros puestos de trabajo deben tener una orientación trascendente, debe producir una utilidad a nuestros usuarios y así deben verlo y entenderlo ellos y lo que es más importante, nosotros mismos.

Nosotros mismos debemos percibir de nuestros usuarios que nuestro esfuerzo es útil para ellos.

Aunque a primera vista pudiéramos pensar que nuestros puestos de trabajo poseen estas características, a valores 2poco que nos detengamos podremos ver que no siempre están presentes todas ellas y cuando lo están,  frecuentemente lo están de una manera muy laxa.

Como conclusión nos gustaría añadir que no es posible pasar a definir competencias profesionales reales,  etc. si previamente no se ha dotado a los puestos de trabajo de estos valores.

Son valores, como hemos dicho, conocidos y manejados por todos, pero no por ello presentes en el día a día de nuestro ejercicio profesional.

Por ello, si nos enfrentamos a un nuevo tiempo de cambio, perder la oportunidad de dotar de esta base a nuestros puestos de trabajo sería perder una gran oportunidad y así deben comprenderlo y entenderlo los gestores y líderes sanitarios.

ALBERTO GONZALEZ

 

No Comments

Tu opininión completa este artículo

A %d blogueros les gusta esto: