«

»

dic 06

GESTIÓN DEL TALENTO EN LAS ORGANIZACIONES SANITARIAS

¿Qué es el talento? ¿Podemos gestionarlo en favor de la organización? ¿Talento individual o colectivo? El talento constituye una amalgama de conocimiento, habilidad y actitud que, combinados en la misma medida permiten a las personas obtener los mejores resultados posibles en una situación determinada. Para que el talento de un individuo o grupo aflore deben darse una serie de condicionantes que favorezcan la creación y desarrollo del talento en una organización, de ahí surge la idea de su gestión por parte de la misma.

 Cuando hablamos de gestionar el talento de nuestras organizaciones básicamente estamos hablando de gestionar adecuadamente las competencias y capacidades de las personas desde una perspectiva de mejora y desarrollo de la organización; se trata de una apuesta de valor centrada en los recursos humanos de la empresa. Para ello partimos de la siguiente premisa:

“Reconocer la importancia en la organización del componente humano como poseedor de necesidades, deseos y expectativas que inducen tanto el comportamiento individual como grupal es el primer paso para desarrollar acciones organizativas que permitan atraer y retener talento en cualquier empresa u organización” (1)

El término “gestión del talento” fue acuñado por David Watkins de Softscapes en un artículo publicado en el año 1998. Desde entonces son numerosas las empresas que desarrollan estrategias de atracción y retención de talento como vehículo para una mayor competitividad y aprovechamiento de los recursos humanos disponibles.

GESTION DEL TALENTO

En un ambiente convulso y de inestabilidad como el que estamos viviendo actualmente en las organizaciones sanitarias, la participación activa del trabajador se torna de vital importancia, pues hemos pasado de un sistema laboral basado en la estabilidad, seguridad y confort individual, a una situación desconocida donde ya nada es lo que parece y nadie sabe muy bien hacia dónde nos dirigimos o hacia dónde queremos hacerlo. La lógica nos hace pensar que no podemos esperar resultados positivos de satisfacción en el usuario/paciente si quienes les atienden no están satisfechos, es decir, en un entorno complejo como lo es una organización sanitaria, la adecuada gestión de sus recursos humanos encabeza (o debe encabezar) la lista de factores determinantes del éxito de la misma.

Incorporar los últimos avances tecnológicos, avances científicos, los mejores recursos materiales, o crear los mejores protocolos de actuación, es importante, pero aún lo es más que las personas encargadas de la atención directa del paciente, así como de la utilización de todos los medios disponibles, estén adecuadamente formadas, seleccionadas e implicadas con la organización. En este punto cabe considerar que el compromiso de los trabajadores es quizás uno de los factores más difíciles de conseguir, lo que no necesariamente significa que sea imposible. Es posible siempre y cuando se creen los entornos adecuados para la participación e implicación de las personas; siempre que se desarrolle un liderazgo transformador que permita romper con los paradigmas previos basados en estructuras jerárquicas y herméticas; en definitiva siempre que estemos dispuestos a cuestionarnos el “status quo” tanto a nivel individual como organizacional. Los cambios comienzan por estar dispuestos a hacerlos, partiendo de una necesidad  de transformación  o replanteamiento de la realidad, y esto supone también estar dispuestos a vencer las resistencias (internas y externas) que nos impiden llevarlo a cabo.

EL TALENTODesarrollar una estrategia de gestión del talento en las organizaciones sanitarias puede ser un elemento enriquecedor para la mejora de las mismas, aportando valor, eficiencia y calidad. La gestión del talento debe basarse en los siguientes aspectos:

-       Desarrollo del liderazgo

-       Gestión del rendimiento y/o productividad de los trabajadores

-       Gestión de su potencial ( eje principal en la gestión de talento) mediante oportunidades de capacitación y desarrollo

-       Planificación de la selección/reclutamiento de profesionales

-       Gestión de competencias (establecer las competencias necesarias para cada puesto de trabajo y encontrar aquellos perfiles profesionales más adecuados y con mayor potencial de desarrollo)

En definitiva, las crisis y los momentos de incertidumbre nos ayudan a veces a pensar “fuera de la caja” y buscar alternativas que permitan sobrevivir a las organizaciones sanitarias que hoy conocemos. Así, centrarnos en los recursos humanos de la organización supone un cambio de paradigma que ha de estar basado en valores como dedicación, esfuerzo, responsabilidad, actitud y sobre todo grandes dosis de motivación, por ello el esfuerzo de nuestros gestores por desarrollar este tipo de estrategias tiene que ser máximo y constante, y la capacidad de nuestros líderes de “inspirarnos”, como decíamos en entradas anteriores, es, ahora más que nunca, esencial.

Bibliografía

(1) Arredondo Hernández, D.M; Cano Taborda, I.C; Justificación de la existencia del área de gestión del talento humano en la E.S.E. “Hospital San Rafael “de Itaguí. Facultad de Ciencias Económicas y administrativas. Medellín; 2005.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico

Uneté a otros seguidores:

%d personas les gusta esto: