LA VISION DE GUILLERMO DORRONSORO

Guillermo Dorronsoro es Doctor Ingeniero Industrial por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros GUILLERMO DORRONSORO (1 de 1)-014Industriales y de Telecomunicaciones (ETSIIT) de Bilbao, Master en Ordenación de Territorio y Urbanismo por la Politécnica de Valencia y Alumno Miembro de la Fundación Altuna para Estudios Avanzados de Innovación. Ha sido profesor asociado de la UPV en la ETSIIT durante 6 años en varias asignaturas en los Departamentos de Matemática Aplicada y Mecánica.

Ha sido Presidente de la Fundación Vasca para el Desarrollo de Tecnologías Energéticas (Enerlan), y Administrador y Consejero de varias Sociedades de servicios avanzados (Pridesa, Kristina Internet Business Solutions, Aesol,)

Ha participado directamente en la creación y puesta en marcha de varias iniciativas de colaboración público-privada como el European Software Institute (ESI), la Asociación Cluster de Energía de Euskadi, los Centros Tecnológicos Aeronáutico y de Tecnologías Energéticas en el Parque Tecnológico de Miñano y la Fundación Tecnalia, entre otras.

Actualmente es Decano  en Deusto Business School y miembro del Consejo de Dirección de la Universidad de Deusto.

Editor del blog euskadiTM 

 

Para empezar, toda carrera profesional debe plantearse como una carrera de fondo en la que en su inicio debemos plantear cuales son los objetivos y metas e irlos afrontando uno a uno sin saltarnos ningún peldaño ¿cómo proyectó usted su carrera? ¿Cómo un doctor en ingeniería industrial decide dedicarse al mundo de la economía y por qué?

 

Bueno, en realidad mi mayor vocación es el sistema de ciencia, tecnología e innovación, como elemento clave del desarrollo industrial de mi tierra, el País Vasco. De una manera u otra toda mi vida profesional se ha movido sobre estos ejes. Lo que ocurre es que ahora el desarrollo económico y el bienestar de los países avanzados está muy vinculado a que consigamos que este sistema de I+D+i sea el motor de una nueva industria del conocimiento

 

 Hace tiempo que usted habla en su blog (euskaditm.com) de forma muy ila-espada-en-la-piedrangeniosa acerca de la realidad económica y empresarial, y, lo que es más importante, transmite ideas novedosas, insta a la reflexión y nos da numerosas claves para pensar en el futuro con cierto optimismo, ¿es importante en este momento compartir pensamientos, reflexionar, generar ideas, y sobre todo, “salir al mundo” a contar su visión? ¿Por qué?

 

Todo lo anterior: economía, industria, ciencia, tecnología… al final encuentra su sentido si las personas podemos tener una vida mejor, más plena, más libre. Es muy importante que la sociedad vea y reconozca este sentido, y también que sepa exigirlo. De esa manera todo funcionará mejor.

 

La ciencia y la tecnología como fines en sí mismos, la economía desconectada del servicio de la sociedad, o lo que es peor, planteada como algo por encima de la sociedad, es el origen de muchos males que ahora nos aquejan.

 

 En situaciones de crisis económica, como la actual, pesa sobre la sociedad una nube de pesimismo y crítica destructiva que no parece vaya a ayudarnos a “salir de ésta”. Llegados a este punto de desaliento absoluto y desconfianza en las instituciones que nos dirigen, ¿cree que existe una salida?

 

Suelo decir que no hace falta utilizar la imaginación, sino la memoria para responder a esa pregunta. Siempre hemos encontrado la salida. La sociedad ha progresado mucho, aunque a veces no podemos esquivar períodos de oscuridad. Incluso en esos períodos oscuros, como el que estamos atravesando ahora, no hay que perder de vista esa perspectiva.

 

¿Nuestros valores actuales como sociedad hacen que seamos más proclives a la queja inmovilista que a la generación de cambio? ¿Qué nos falta para empezar a pensar de forma diferente, tanto a los ciudadanos, como a las empresas y  por supuesto a nuestros dirigentes?

Es cierto que nos hemos hecho más individualistas, pero también es cierto que los seres humanos somos capaces de sacar lo mejor de nosotros mismos cuando las circunstancias lo requieren. Yo asisto todos los días a ejemplos de solidaridad, de esfuerzo, de generosidad, de compromiso cívico. Es cuestión de tiempo que las personas seamos capaces de dar vuelta a esta complicada situación.

 

  Hace unas semanas leíamos en el blog Human Being de Andrés Ortega  una entrada titulada “De profesión Troyano”, ¿Necesitamos adoptar la mentalidad de los troyanos (acción, convicción, visión estratégica…)? ¿Con que aptitud y actitud debemos afrontar las actuales incertidumbres?

 

He leído el post que mencionas, que habla sobre las personas que asumen el papel de catalizadores del cambio en sus organizaciones. Necesitamos personas comprometidas con la transformación en todas partes: en los colegios, las universidades, las empresas, los hospitales, las administraciones públicas… Ser “troyano” no es la única forma de apoyar esta transformación, todos podemos hacerlo, cada uno a nuestro estilo. Creo más en el trabajo coral que el el liderazgo heroico.

 

 Globalización. Hace ya algunos años que oímos este término en numerosas conferencias y foros de debate, pero, como ciudadanos de a pie, ¿sabemos realmente lo que significa? ¿Somos conscientes de lascropped-cropped-euskaditm3 ventajas de vivir en un mundo globalizado? ¿Y de los retos que nos supone como sociedad formar parte de este “todo”? ¿Estamos preparados?

 

Nos han vendido la globalización como la panacea de todos los males, y en muchos sentidos lo es: en este momento miles de millones de personas en el mundo están accediendo a niveles de renta dignos gracias a la economía global.

 

Lo que no nos han explicado con tanta claridad es el problema de los recursos (sostenibilidad), y el fenómeno de convergencia con los países emergentes, que hacen que en países como el nuestro nos esperen varias décadas de ajuste, en el que no sabemos todavía cómo podemos afrontar manteniendo los niveles de bienestar y prosperidad que hemos alcanzado.

 

 

  Hablemos de Benchmarking. Últimamente tenemos la sensación de que en muchos foros e instituciones se utiliza el término sin saber realmente lo que significa hacer Benchmarking ¿Qué es realmente? ¿Qué nos aporta fijarnos en los mejores? Llevado esto al campo de la gestión sanitaria, ¿debería nuestro sistema sanitario fijarse también en cómo gestionan su sanidad otros países? ¿O quizás es una apuesta arriesgada, pues los modelos de salud están muy impregnados de los valores culturales y sociales, y de la historia del país y es difícil extrapolarlos?

 

 Suelo contar lo que oía de pequeño en casa: “Lee los libros de muchas personas, pero no dejes que nadie escriba el tuyo”, siempre me ha parecido un consejo lleno de sentido común. Es bueno conocer lo que se está haciendo en otros países, pero no creo en las recetas universales, hay que hacer un esfuerzo por coger lo bueno y adaptarlo a nuestras particularidades. Para eso es fundamental apoyarse en el conocimiento de toda la organización,  liberar su potencial de cambio.

 

  Formación y desarrollo en las empresas. Hace unos días un gerente de salud comentó en una mesa de debate que los “recortes en la formación continuada eran menos relevantes, pues sólo afectaban al trabajador y no a la calidad de la prestación sanitaria que se da a los ciudadanos”. ¿Qué opina de esta afirmación? ¿Considera que la formación y desarrollo profesional de los recursos humanos de una empresa deben pasar a un segundo plano y no han de entrar dentro de las prioridades de sus directivos? ¿Existen fórmulas para gestionar eficazmente los planes de formación en tiempos de crisis como el que vivimos?

 

Es una barbaridad. Si no cuidamosla formación de nuestras personas, si no estamos convencidos de que son nuestro mayor activo, nunca saldremos de esta crisis.

 

Estoy en guerra con el término ”recurso humano” y también con la palabra “empleado”. Somos personas, no recursos que hnic_coveraya que emplear o usar… Más aún, no me gusta el término “gente”, tampoco existe eso. Existimos Alberto, Silvia, Guiller… y cada uno de nosotros tenemos un valor infinito: si somos capaces de sumar ese valor, ningún reto es grande.

 

 A diario escuchamos en las noticias palabras como “competitividad” ¿Cree que a día de hoy las empresas españolas son competitivas? ¿Es imprescindible la gestión del conocimiento y la apuesta por  I+D+i para lograr mayores cotas de competitividad? ¿Hace falta más implicación, tanto de directivos, ciudadanos e instituciones para cambiar el modelo de crecimiento y apostar por estos valores?

 

En el modelo, en el paradigma actual, no somos competitivos. Tenemos salarios altos y una productividad limitada. Tenemos que trabajar para mejorarla, está en nuestras manos invertir en formación, en tecnología….

 

La buena noticia es que muy posiblemente vamos a asistir a un cambio de paradigma, en el que la competencia no será el único modelo. Hablaremos de cooperación, de empresas sociales, de compartir… Se van a abrir grandes oportunidades para los países que entiendan adecuadamente esta transformación, las claves de esta nueva economía.

 

 ¿Cómo hemos avanzado en los últimos años en materia de innovación? ¿Qué carencias existen en la actualidad en nuestras empresas? ¿Cree que a nivel sanitario también es importante potenciar la investigación y la innovación, para la mejora asistencial y la eficiencia económica?

 

Sin duda, la ciencia y la tecnología son apuestas seguras, y en España no estamos siendo coherentes

 

  En la actualidad es usted Decano de la Facultad de CC.EE y Empresariales de la Universidad de Deusto, ¿Cuál es el perfil de profesionales que demandan las empresas en la actualidad para ocupar puestos directivos? ¿Cuál será dentro de unos años?

 

Las empresas buscan personas con conocimientos, competencias y valores. Los conocimientos se van adaptando, ahora por ejemplo es muy importante entender los conceptos esenciales de gestión de la innovación, de la sostenibilidad o de la transformación digital de las organizaciones. Las competencias (saber trabajar en equipo, la capacidad de organizarse y organizar a otros…) y los valores (compromiso, honestidad, lealtad…), esos son siempre los mismos.  

 

  En gestión sanitaria se está debatiendo actualmente la profesionalización del directivo sanitario, entre otras cosas, como vía para mejorar la eficiencia en la gestión, tanto pública como privada, y desvincular ésta de los vaivenes políticos. ¿Qué opinión le merece? ¿Cree que las instituciones sanitarias públicas necesitan más que nunca profesionales formados en economía, marketing, recursos humanos, etc.?

 

La malexandria-year-of-snakeedicina es una profesión muy singular, y como hemos comentado antes, no creo que se trate de aplicar recetas de otros sectores. Tenemos que formar a los gestores del sistema sanitario en economía de la salud, marketing de la salud, gestión de las personas en centros asistenciales… Pero sobre todo necesitamos gestores con competencias y con valores.

 

  En el actual contexto económico, político y social en el que se está debatiendo el futuro de la sanidad, con más que previsibles cambios en los modelos de gestión, ¿Cómo ve usted estos cambios? ¿necesarios? ¿imprescindibles?

Imprescindibles. Vivimos una época de profundas transformaciones, y vamos a tener que introducir cambios en todos los ámbitos. La sanidad está en el ojo de ese huracán… En cualquier caso, no se trata de cambiar por cambiar, sólo nos interesan los cambios que nos ayuden a mejorar, a hacer las cosas mejor: el sentido común sigue aplicando, y hay que huir de la “moda de la innovación”.

 

 En el último congreso de Hospitales y Gestión sanitaria celebrado en Bilbao nos obsequió a todos con una magnifica conferencia que acaparó la atención de los asistentes, ¿con que cree que se quedaron los gestores sanitarios que allí le escucharon? ¿con que le gustaría que se hubiesen quedado a la vista de su mensaje?

 

Trato de explicar lo que está pasando, esta crisis, en términos que las personas entiendan: cuando entendemos lo que ocurre, reaccionamos mejor. No me sirve los que dicen “a finales de año mejorará la situación” ¿por qué? ¿qué está ocurriendo? ¿de dónde viene esta crisis que dura ya 5 años, y cuántos años más va a durar? ¿cómo puedo adaptarme?¿qué aconsejo a mis hijos?… Me gustaría que las personas que me oyeron hayan encontrado pistas para entender lo que ocurre.

 

Hablemos de ética empresarial. ¿Necesaria? ¿Imprescindible? ¿Qué valores éticos ha de poseer un directivo? ¿Necesitan las empresas un liderazgo ético, centrado en valores, transmitidos y compartidos además por cada uno de sus miembros?

 

Ya lo hemos comentado antes, y no me canso nunca de repertirlo. Necesitamos volver a levantar el listón de la ética, proponer modelos de conducta basados en valores. Esta crisis es, antes que nada, una crisis de valores.

 

 Para concluir,  Nos habla en su blog de la importancia de “Pensar y Hacer”, ¿Qué significa? ¿Es una buena estrategia diseñar aquí y producir en otros países? ¿Por qué? ¿Podemos cambiar esta tendencia?

 

Cuando empecé el blog, lo titulé “Pensado en Euskadi”, en referencia a la evolución hacia una economía del conocimiento. Pero con el tiempo me he convencido de que es muy importante también la economía real, lo que hemos llamado “la industria”. Hay que apostar por la industria, y también por el conocimiento, para tener una sociedad con oportunidades para todas las personas.                             

 

 ¿Desea añadir algo más?

 

Agradecer vuestra amabilidad, y felicitaros por el blog, me parece excelente

 

Queremos mostrar nuestro agradecimiento a Guillermo Dorronsoro por su colaboración con nuestro blog, esperando que su visión contribuya al desarrollo y difusión del conocimiento, de una manera de pensar y otra forma de construir.

1

 

 

2 Comments
  • Marina Magdalena Condori

    Importantisimo,realmente son tan oportunas las enseñanzas que nos deja esta entrevista porque en Argentina vivimos años de crisis y sucumbir dentro de esta politica desnatadora sera un triunfo lograr llevar a cavo una gestión innovadora donde debe valorarse las competencias y los valores, muchísimas gracias por iluminarnos con estos conceptos

    mayo 3 at 12:26 Responder
  • Pilar Marqués

    Felicitar a Guillermo Dorronsoro por esta magnífica entrevista y me quedo con una frase que quizá pase desapercibida pero que creo que es realmente el cornestone: “Creo más en el trabajo coral que el el liderazgo heroico”. Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión.

    abril 22 at 17:02 Responder

Tu opininión completa este artículo

A %d blogueros les gusta esto: