El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española diría que marca es “la señal hecha en una persona, animal o cosa que la distingue de otra”. Trasladado a un ámbito menos académico y más del ámbito profesional, marca sería la combinación de imágenes, palabras o pensamientos que transmitidos a los demás nos convierten en únicos.

Las funciones que podemos reconocer en una marca las podemos catalogar como:

Los nombres son fácilmente asociados a productos, acciones o situaciones.

Nos diferencia a unos de otros.

Otorga credibilidad al producto o servicio.

Los usuarios de los servicios diferencian y son capaces de identificar a las personas o profesionales que ejecutan estos servicios.

La credibilidad de la marca puede suponer estabilidad en su uso o demanda, más allá del coste de acceso al producto.

La imagen de marca transmite confianza en el uso y consumo de un bien o servicio y disminución de los riesgos ante situaciones concretas (como puede ser en el caso enfermero, la salud).

Clases de marcas.

Como venimos diciendo, hay innumerables tipos de marcas:

Marcas que hacen referencia a un único producto o servicio.

Marcas que hacen referencia a una linea de productos o servicios como por ejemplo, los servicios que prestamos como colectivo enfermero.

Marcas paraguas. Es decir, distintos productos o servicios que se ofrecen bajo una misma catalogación.

La identidad

La identidad, son los rasgos personales o profesionales que nos caracterizan frente a los demás.

La imagen

Es la representación mental que realizamos cuando alguien dice algo o se refiere a un concepto o realiza una determinada acción.

La imagen que representamos, se encuentra influida por nuestros prejuicios a la hora de pensar en la situación que representa la imagen, los juicios de valor que realizamos del tipo de bienes o servicios a los que representa.

La reputación

Es la contraposición que se realiza cuando ponemos en comparación nuestros valores y forma de pensar con respecto a los valores que representa la imagen creada. En la reputación, vuelve a jugar un papel fundamental, los juicios y prejuicios personales.