La gestora enfermera debe adquirir un amplio rango de competencias transversales. Entre ellas se encuentran las competencias relacionadas con las finanzas y la contabilidad, dado que estas le darán una visión y comprensión de los movimientos y necesidades económicas de la organización sanitaria

La contabilidad es una ciencia y un sistema que clasifica y registra todos los movimientos financieros de la empresa, para proporcionar información sobre las transacciones financieras de la empresa, tanto las entradas como salidas de capital de las mismas.

La contabilidad proporciona la información más profunda y precisa sobre el estado de la organización, de esta forma los gestores pueden tomar las decisiones más adecuadas a cada momento y situación.

La contabilidad posee una ecuación fundamental que informa de estos movimientos y ayuda a su clasificación, así como a determinar la dirección de los mismos:

Activo= pasivo + patrimonio neto

Activo

El activo está conformado por todos los bienes y derechos que posee la empresa y que pueden transformarse en dinero u otros medios equivalentes. Podemos dividir al activo en dos tipos fundamentales:

Activo fijo. Son la “infraestructura” de la organización, es decir, los bienes que no forman parte de la actividad de la empresa, aunque forman parte de ella. Los activos fijos son los bienes materiales como los terrenos, construcciones, instalaciones, maquinaria, mobiliario. Todos estos conforma el activo tangible. También son activo fijo los que no tienen presencia física, como la investigación concesiones, patentes, fondo de comercio, etc. que conforman el activo intangible.

Activo circulante. Son el conjunto del activo que se espera que sean utilizados en el rango temporal de un año. Forma parte de la actividad de la empresa. El activo circulante es el que indica la capacidad de cumplir con las obligaciones de pago de la empresa, la capacidad para pagar las facturas.

Pasivo

El pasivo es el conjunto de todas las deudas y obligaciones de pago que posee la organización. El pasivo son las obligaciones actuales de la empresa y que tienen su origen la actividad pasada.

El pasivo puede clasificarse en:

Pasivo circulante. Las deudas de la empresa que deben ser satisfecha en el espacio temporal menor a un año.

Pasivo a largo plazo. Son las deudas que deben ser satisfechas en un espacio superior a un año.

También lo podemos clasificar como:

Pasivo no exigible o fondos propios. Que es el pasivo de la empresa generado por la aportación de los socios y a los beneficios o perdidas generados durante un ejercicio. Los fondos propios también se denomina patrimonio neto de la empresa y representa el capital que pertenece a los propietarios de la organización.

Pasivo exigible. Son las deudas que la empresa adquiere frente a los proveedores. El pasivo exigible a su vez puede dividirse de la manera que expresamos anteriormente, en pasivo a largo plazo, que vence en un plazo superior a un año. Y, pasivo a corto plazo que vence en un plazo inferior a un año.

La contabilidad posee unos principios básicos que debemos conocer, para comprender el funcionamiento de la empresa así como las necesidades presentes y futuras, que deben ser abordadas para garantizar la correcta actividad y sostenibilidad de la organización.

Los principios de contabilidad son:

Principio de la empresa en funcionamiento. Explica que, salvo evidencia contraria, la gestión de la empresa continuará en el futuro.

Principio del devengo. Las transacciones o actos económicos forman parte del proceso contable en el momento en que ocurren no en el momento en el que se produce el pago o cobro.

Principio de uniformidad. Este principio se refiere a que los criterios de contabilidad no pueden modificarse sin más, si no que para ello deben analizarse las consecuencias y el impacto de esta modificación.

Principio de prudencia. Todos los hechos contables deben ser contabilizados de forma prudente, es decir, beneficios futuros no deben ser contabilizados realmente hasta que sucedan de manera real.

Principio de no compensación. No deben ser compensadas partidas de ingreso y gasto.

Principio de importancia relativa. Admite la no aplicación estricta de algunos principios si no se prevé un impacto significativo en la imagen fiel de la organización.