DE LA ETICA A LA RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA DE LAS INSTITUCIONES SANITARIAS

rsc1Para definir ética profesional hay que comenzar hablando de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

La RSC consiste en el modo en que nuestras empresas e instituciones, ya sean públicas o privadas, son dirigidas siendo socialmente responsables de las consecuencias que cada una de las actuaciones profesionales y empresariales tienen sobre el objetivo de mercado al que se dirige, y que van más allá del objetivo económico.

 

Ser socialmente responsable significa integrarse en el entorno en el que vive, ser parte de la sociedad que la rodea de una manera transparente, es decir, serlo y poderlo contar y demostrar.

Cometeríamos un grave error pensando que siendo empresas de servicios las instituciones sanitarias, ya somos socialmente responsables.

Este error no nos lo podemos permitir.

La RSC consiste en crear una imagen positiva de la institución, la imagen será algo que se conseguirá de una forma más o menos rápida. La imagen debe terminar en el prestigio institucional, en una imagen sostenida en el tiempo, prestigio generador de confianza.

Nuestros stakeholders, por supuesto el paciente es el más importante, pero existen muchos más a los que no podemos olvidar, son los sujetos en los que debemos generar esa confianza.

La ética empresarial, por tanto, consiste en una parte de la RSC, dado que la ética empresarial constituye un conjunto de normas, principios y valores. Actualmente las empresas modernas, entre las que se encuentran las empresas sanitarias, definen su Misión, Visión y Valores que constituyen un posicionamiento y  compromiso ético hacia su mercado objetivo.

El compromiso ético debe convertirse en una obligación que marque el rumbo de los planes estratégicos de la institución.RSC 2

En este marco, una empresa ética y socialmente responsable debe ser consciente de las externalidades que produce, medir las externalidades negativas, estableciendo medidas correctivas que favorezcan a la sociedad además de minimizando éstas.

Las instituciones sanitarias deben mejorar sus planes en la RSC dado que producen externalidades negativas, como la generación de residuos, que habitualmente están en un segundo plano, o en estos tiempos colocar fuera del foco la calidad; sí, fuera del foco, ya que el concepto calidad cada vez con más frecuencia se queda en un simple concepto.

Desenfocar la calidad supone perder la  posibilidad de reducir los costes de la no calidad, que ya todos sabemos que son mucho mayores que los costes de trabajar con verdaderos estándares de calidad.

Es más, la calidad debe convertirse en este momento en el que se discute la sostenibilidad del sistema en fuente de ventaja competitiva.

RSC 1

El incremento de las listas de espera y demoras quirúrgicas debe ser estudiada e implementadas en los planes de la RSC para llegar al concepto WIN-WIN.

Las cuestiones éticas en las instituciones están en general bien reguladas, legisladas y vigiladas, a través de los comités de ética de nuestros centros, que velan por el cumplimiento del decálogo de principios fundamentales de la ética.

No lo está tanto la RSC, una de las claves puede estar en la dificultad de medir los beneficios de los planes de RSC, ya que las ganancias cualitativas son dificilmente traducibles a terminos ecónomicos; eso hace que carezcamos de planes reales de RSC ya que se prioriza por aquellas partes que sí se cuantifican en terminos económicos.

Un centro hospitalario debe ser más que un lugar donde acudimos a recuperar la salud, su actividad debe revertir en beneficios cualitativos en su población objetivo.

ALBERTO GONZALEZ

1 Comment
  • RAFAEL

    Tradicionalmente, las instituciones sanitarias se ocupaban de la prevención y la curación de la enfermedad. La llegada de la sanidad privada, supuso asociar a la asistencia sanitaria un concepto de rendimiento económico con resultado de beneficio empresarial.
    El problema surge cuando queremos de forma paralela gestionar ambas disciplinas de economía y salud de forma independiente sin tener en cuenta la asociación de este binomio de forma positiva. Este tipo de gestión(clásico en la administración pública)no solamente va a incidir negativamente en la calidad percibida, si no que desplazará de forma absoluta a la institución más allá de los márgenes de un mercado “perfecto”, no sirviendo a ninguna de sus aspiraciones.
    La RSC es una marca que puede vender o puede hundir. Hay que tratar de elegir la primera opción.

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: