Decisiones y motivación a través de los equipos de trabajo

La toma decisiones compartida es uno de los hechos diferenciales de los equipos de trabajo.

 

Esta toma de decisiones puede ser:

Unilateral. Cuando una única persona toma las decisiones. Dentro de la dinámica de equipos es signo de mal funcionamiento. Conviene precisar, que no nos referimos a que todos tomen las decisiones sino a conseguir que todos se sientan parte de la decisión y contribuyentes a llegar a ella.

Unitateral con escucha. Es un proceso similar al anterior en el que una persona decide después de escuchar al resto de los miembros del equipo.

Esto no es signo de decisión compartida.

Decisión por mayoría simple. La mitad más uno del equipo opina en la dirección de la decisión.

Cosultas. La decisión se toma con ayuda del grupo, de forma que los miembros contribuyen a que el líder del equipo decida.

 

Evaluación del trabajo del equipo y retroalimentación

La garantía de los logros de los equipos reside en la adecuada evaluación de cada una de sus actividades y  la medición del rendimiento. Carencias a la hora de determinar la actividad de los equipos de trabajo generarán deficiencias a la hora de saber si los objetivos se han conseguido o no.

La evaluación, debe estar correctamente estructurada, además los equipos y las personas deben mantener la creencia sobre la evaluación entorno de ser una medida de mejora o de nivel de funcionamiento sin ningún elemento coercitivo.

 

Motivación y dinámica de equipos.

El fin de un equipo de trabajo es la consecución de los objetivos compartidos. Por otra parte, la motivación es el sentimiento que las personas y grupos tienen para mantenerse en movimiento. Es un mecanismo que impulsa a la acción.

La gestora enfermera en este contexto debe conocer algunas estrategias que contribuyen a la motivación de los equipos:

Los desafíos compartidos. Un equipo se esfuerza para el logro de lo que le supone un desafío.

La autonomía. Sentirse con autonomía a la hora de tomar decisiones o realizar la acción sin la vigilancia o supervisión extrema contribuye a mejorar el ritmo y nivel de actividad.

Recompensa. Son hechos materiales o no alcanzados tras el logro de los objetivos.

Metas parciales. Un objetivo grande puede suponer que las personas o equipos se enfrenten con miedo al fracaso. Por el contrario, el establecimiento de objetivos parciales aumenta la motivación y disminuyen los miedos.

Un factor clave en la motivación es la gratitud. Agradecer todas y cada una de las acciones de las personas y los equipos, es un signo de reconocimiento al esfuerzo realizado.

Por otra parte, conviene conocer y diferenciar los dos componentes básicos de la motivación.

La motivación intrínseca. Son los mecanismos internos inherentes a las personas o grupos de personas que mantienen la acción. Así, realizamos las acciones por la propia satisfacción que conlleva su realización. Esta motivación no se genera por la expectativa de logro externo (premios) sino, por la realización en si misma. 

La motivación intrínseca se mejora a través de: 

  • Las relaciones interpersonales.
  • Estructuración y clarificación de la tarea.
  • La formación.
  • La autoresponsabilidad
  • La repercusión social.
  • El reconocimiento.

La motivación extrínseca. Es la motivación que proviene del exterior. De forma que reside, en la expectativa de obtención de una recompensa material o inmaterial. La motivación extrínseca mantiene una diferenciación entre la acción y la recompensa como hechos separados.

Dentro de las organizaciones la motivación extrínseca se alcanza por factores y recompensas externas a la propia actividad. No siendo la activad un fin en si misma sino un medio para alcanzar la recompensa. 

Igualmente, los factores motivacionales funcionarán siempre que estos no sean poseídos por las personas o los equipos.

 

No Comments
Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: