La dirección presupuestaria hace referencia a los responsables de planificar y desarrollar la presupuestación de las organizaciones sanitarias en sus distintos apartados. Por tanto, serán los responsables de determinar los recursos necesarios, pedir informes respecto a las distintas áreas que justifiquen los mismos, analizar gastos, abordar nuevas fuentes de recursos, negociar con los proveedores etc. 

En España, la dirección de gestión de presupuestos es un área al margen de la dirección de enfermería. Sin embargo, se convierte en fundamental conocer su estructura y función, dado que nos ayudará a conocer mejor la gestión integra de la organización y sus distintos componentes.

Ante la situación actual de falta de recursos, una de las características que diferencian a una organización sanitaria de otra es precisamente, su capacidad para planificar y ejecutar estrategias que le permitan adaptarse al cambiante escenario al que se enfrentan los gestores.

La dirección presupuestaria debe comprenderse como una parte más dentro de la organización, de cuya capacidad de adaptar los recursos a las necesidades de la población de referencia, va a depender gran parte del éxito y la calidad de atención sanitaria prestada. 

Dentro de la dirección de presupuestación y gestión debemos diferenciar los siguientes aspectos:

Políticas. Son las normas, los valores, metas, objetivos y fines de la organización. De manera, que el estilo de orientarse a la satisfacción de las necesidades de salud de la población resulta un aspecto clave.

Previsiones. Comprende la planificación de las necesidades futuras a corto, medio y largo plazo de la organización. La previsión es diferente del establecimiento de objetivos. La previsión supone una estimación acerca de lo que esperamos que suceda. Por el contrario, un objetivo supone alcanzar un escenario deseado que debemos alcanzar realizando una serie de actividades.

Objetivos. Representa la parte más operativa del proceso de planificación. Son el destino al que la empresa se encamina a través de la realización de distintas actividades que nos encaminan a ello.

Planificación estratégica. En ella se definen los objetivos y planes a largo plazo. Es una guía a la hora de configurar la planificación del presupuesto de la organización.

Planificación operativa. Son las acciones concretas que materializan la necesidad presupuestaria en el corto espacio de tiempo.

Presupuestación. Comprende la evaluación de la programación realizada. Debe estar correctamente integrada con la estrategia y objetivos de la organización en el medio y largo plazo.

Control y ejecución. Es la parte en la que se realiza un seguimiento detallado de cada una de las actividades que suponen la ejecución del presupuesto, de manera que puedan establecerse comparaciones entre lo presupuestado y las actividades a las que se dirige y la realizada conseguida.