La metodología Delphi se emplea para la resolución de conflictos o problemas, que por su propia naturaleza es complicado llegar a un acuerdo.

Su interés por tanto para la gestora enfermera, se centra en todos aquellos problemas que surgen en la dinámica de trabajo y que son relevantes para el normal discurrir del grupo.

A la hora de pensar en su aplicación podemos pensar en casos como la continuidad de cuidados de los grupos de enfermeras asistenciales, el uso de dispositivos, situaciones no protocolizadas, resolución de conflictos etc.

Su objetivo es llegar a un consenso respecto al tema a tratar y por tanto suprimir la variabilidad a la hora de actuar, enfocar o tratar las distintas situaciones.

Para tratar de adquirir el consenso respecto al problema o situación a tratar, se puede actuar mediante la celebración de reuniones o la elaboración de cuestionarios que permitan establecer las posiciones y consensos.

A la hora de trabajar con metodología Delphi debemos conocer. que la calidad y utilidad de los resultados va a depender en gran manera de la minuciosidad con la que se realice la planificación respecto al problema o situación a tratar.

Las características de la técnica Delphi dirigida a la resolución de problemas dentro de los grupos enfermeros son:

Anonimato:  ningún otro experto conoce la identidad del resto de los integrantes del grupo de debate.

Repetición controlada: mediante ella, los miembros del grupo van conociendo las posiciones del resto de las personas e ir modificando la suya propia.

Presentación de resultados: no solo se deben mostrar los puntos de vista mayoritarios de los miembros del grupo, si no que se deben mostrar datos estadísticos para que cada persona conozca en que posición se encuentra respecto a los demás.

Fases del método Delphi

Establecimiento de objetivos: en este punto es en el que se determinan los puntos que se deben abordar y los objetivos que se deben conseguir, estableciendo un orden de prioridad sobre los mismos.

Selección de expertos: es necesario establecer los criterios a la hora de elegir los participantes del proceso. Sabiendo que no es lo mismo es el ámbito es una unidad de enfermería, un área de enfermería o la organización al completo. No se debe olvidar, que a priori la gestora enfermera que planifica este proceso de trabajo, debe tratar de incluir a las personas adecuadas independientemente de las posiciones de partida, que ella pueda conocer. Prescindir de opiniones relevantes, puede suponer el fracaso en la consecución de los objetivos.

Establecimiento de preguntas y cuestionarios. Se elaboran de manera que la interpretación sea sencilla y se puedan clasificar y ponderar con facilidad.

Resultados. Mediante la repetición en la aplicación de preguntas y cuestionarios, se permite ir precisando la opinión y acercándose a puntos de consenso. A la hora de establecer resultados, es relevante extraer la razones y las diferencias entre los distintos miembros.

Las rondas de debate deben estar establecidas previamente. Aunque, se debe contemplar la posibilidad de modificar estas en función de los resultados obtenidos. Del mismo modo, se deben contemplar soluciones alternativas respecto a las controversias que pueden surgir durante la celebración de las rondas planificadas.

Ventajas del uso de este método por la gestora enfermera:

Obtiene muchos puntos de vista.

  • El análisis es variado.
  • Permite la participación de grupos numerosos.
  • Aborda el problema de manera sistemática.
  • Elimina los enfrentamientos directos entre personas.
  • Inconvenientes del empleo de esta metodología:
  • El tiempo de celebración es mayor que mediante otras metodologías.
  • Requiere implicación de las personas participantes.

  • Es necesaria una correcta y minuciosa preparación del proceso .

  • Tiene elevados riesgos de sesgo en la elección de los participates.