A la hora de contemplar la relación entre la salud y la economía debemos pensar en:

El valor de la salud. Hace referencia a que entendemos y como se percibe la salud. El concepto de salud es un concepto relativo que no puede ser únicamente como la presencia o ausencia de enfermedad sino también como el grado de satisfacción de las necesidades de la persona o grupo poblacional y las consecuencias de la ausencia de esta provisión.

Factores que influyen en la salud. Cada vez son más estudiados y puestos en relevancia, debiendo ser considerados:

  • Factores genéticos
  • Factores medioambientales y del entorno.
  • Factores relacionados con el estilo de vida
  • Factores relacionados con la educación y niveles económicos de la población.
  • Factores relacionados con la propia estructura del sistema sanitario
  • Gasto sanitario y financiación

La demanda de los cuidados. Los factores que determinan cómo entendemos la salud y los cuidados van a determinar la demanda de estos. Atender a las necesidades de cuidados es entendido como una necesidad que debe ser atendida. Esta necesidad es canalizada a través de la oferta de servicios de atención y que puede generar según sea esta provisión, barreras de acceso, inequidad de provisión, insatisfacción y déficits de calidad de la provisión.

La oferta de cuidados. Es el determinante de los factores de producción de servicios sanitarios.

Análisis del mercado objetivo. Es el que determina cómo es y qué características posee la población y por tanto, como debe ser la relación que se establezca entre la oferta y la demanda de los servicios sanitarios.

Microeconomía de la salud. Es el análisis, estudio y evaluación de como se realiza la provisión individual y a pequeños grupos de población de los cuidados.

Planificación y presupuestación. Es la referencia a la distribución y organización de los recursos, necesidades de inversión y priorización de esta.

Benchmarking del sistema sanitario. Se establece a través de la comparación de los distintos sistemas sanitarios. Bien es verdad, que en este análisis comparativo deben incluirse los factores que determinan las diferentes culturas, realidades sociales y modos de entender la salud y el cuidado.