Equipos enfermeros eficaces

Una de las mayores preocupaciones de las personas que dirigen equipos de trabajo, independientemente del tamaño, es lo relativo a la eficacia de funcionamiento. Como ya hemos dicho, no es lo mismo estar frente a un equipo que frente a un grupo y las ineficiencias de funcionamiento, nos conducen a la transformación de los equipos en grupos.

Para constituir un equipo eficaz, deben ser reconocibles una serie de características:

Clima laboral: las posibilidades de que se logren los objetivos serán mayores cuanto mejor sea el clima laboral. Contribuir a mejorar la cooperación, la confianza y la compatibilidad de los miembros será el motor de un buen clima laboral.

Los objetivos del equipo:  deben existir metas y objetivos compartidos, reconocibles, claros y cuantificables de modo que todos los miembros conozcan hacia donde se dirigen y cual es el fin a obtener con su trabajo.

Metas y objetivos de orden superior: es fundamental conocer que los objetivos de cada uno de los equipos de trabajo, se integran en otros objetivos de orden superior, que complementan el fin de la organización de forma global.

Clarificación de funciones: cuando todos los miembros del equipo conocen cual es rol dentro del mismo, facilita no solo el trabajo sino el afloramiento del talento de cada persona. Es más las obligaciones y responsabilidades serán comprendidas sintiendo identificación con la tarea.

Interdependencia: cada una de las personas que componen el equipo, se apoyan mutuamente en el resto como modo  de lograr los objetivos mutuos y grupales.

Comunicación eficaz: el flujo de información así como la retroalimentación consigue por un lado conocer lo que los demás hacen y por otro ver como encaja nuestra tarea en este contexto,  además de comprender los actos del resto de los miembros del equipo.

Eficiencia en el desempeño: la visión del equipo debe estar clara y ser compartida, deben estar convencidos del destino de su esfuerzo que, junto al de los demás miembros debe conseguir unos resultados superiores a los conseguidos por separados.

Responsabilidad: debe existir un sentimiento de corresponsabilidad con respecto a cada una de las tareas e igualmente sobre la consecución de las metas y objetivos.

Liderazgo: el liderazgo transformador facilita que el equipo de trabajo esté alineado en la consecución de los objetivos. Así, debemos comprender que la visión de un líder que sabe hacia donde va la organización y su equipo, y sabe transmitirlo, será fundamental para el rendimiento del equipo. El líder debe ser capaz de comunicar a su equipo las metas, de forma que el resto de los miembros sepan alinear sus esfuerzos, reconociendo el esfuerzo individual y grupal.

Pensamiento integrador: con la intención de permitir la aparición y difusión de nuevas ideas, apoyando el pensamiento innovador y las iniciativas de cambio. Los errores y su análisis deben ser la semilla de nuevas iniciativas y acciones diferentes. de forma que, los componentes del equipo no tengan miedo a asumir riesgos. A menudo, el pensamiento innovador debe asumir riesgos dado que, tratar de realizar las cosas de forma diferente en búsqueda de la mejora o la eficiencia conduce a que si la iniciativa fracasa, lastrará los logros del equipo.

Establecimiento de reglas: un equipo con reglas claras y bien definidas tendrá mayores posibilidades de alcanzar las metas grupales. En este sentido, se deben clarificar las normas formales como aquellas que surgen de dentro del propio equipo. Una nueva norma no debe dar lugar a subjetividades y por supuesto una misma norma bajo ningún concepto debe ser aplicada de forma diferente a dos miembros del equipo. Los daños que produce una regla aplicada de dos formas diferentes produce:

  • Falta de reconocimiento con el equipo.
  • Conflicto grupal.
  • Sentimiento de desamparo.
  • Falta de reconocimiento con las personas que conducen los equipo.

Problemas de los equipos de trabajo

Cuando los miembros de los equipos de trabajo tienen la autopercepción de funcionamiento, se sienten comprometidos con el éxito de la organización, comparten valores y responsables de la satisfacción del paciente.

El trabajo de los equipos es complejo y dinámico también, es sensible a todos los aspectos del clima de la organización. El crecimiento lento o mal funcionamiento de los equipos reside en aspectos de clima laboral.

La falta de clarificación de rol, conduce también al mal funcionamiento. Este aspecto, se agudiza cuando  el equipo debe afrontar nuevas responsabilidades sin que estas estén bien definidas y el proceso de trabajo correctamente entendido.

El vuelo de los gansos

Los gansos vuelan formando una V porque cada uno de ellos, bate sus alas produciendo un movimiento en el aire que ayuda al ganso que va detrás de él. Volando en V la bandada completa aumenta por lo menos un 71% más su poder de vuelo, a diferencia de que si cada pájaro volara solo.

Cada vez que el ganso se sale de la formación, siente la resistencia del aire y se da cuenta de la dificultad de volar solo. Por lo anterior, de inmediato se incorpora a la fila para beneficiarse del poder del compañero que va delante.

Cuando el ganso que va en cabeza se cansa, se pasa a uno de los puestos de atrás y otro ganso toma su lugar.

Los gansos que van detrás producen un sonido propio, para estimular a los que van delante para mantener la velocidad.

Cuando un ganso enferma o queda herido, dos de sus compañeros se salen de la formación y le siguen para ayudarle o protegerle. Se quedan con el hasta que esté nuevamente en condiciones de volar o hasta que muera. Sólo entonces los dos compañeros vuelven a la banda o se unen a otro grupo.

No Comments
Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: