Grupo o Equipo de trabajo

Liderar un equipo de enfermería como de otros campos de la actividad viene a significar la capacidad para lograr de todos los miembros, la colaboración, trabajo y esfuerzo para la consecución de las metas y objetivos comunes.

Grupos Vs Equipos

Grupos

Un grupo de trabajo debemos decir que, son una serie de personas que trabajan juntas de forma cordial  sin objetivos y metas compartidas. 

De esta forma, los grupos de trabajo se caracterizan por:

Relación directa: los distintos miembros se dirigen al resto de manera directa, sin la mediación de otras personas.

Normas: cada grupo de trabajo establece con el paso del tiempo sus propias normas, ya sean estas implícitas o explícitas sin que estas, tengan que ver con las normas que se establecen en otro tipo de grupos cercanos o no. 

Metas y objetivos: cada grupo posee una serie de razones que los mantiene unidos, generan una razón de ser y una meta que justifica su existencia pero, carecen de trabajo coordinado encaminado a la consecución de objetivos.

Sentimiento de grupo: cada uno de los miembros del grupo poseen un sentimiento de identificación con el grupo.

Estructura: de forma casual los miembros de los grupos de trabajo, tienden a especializarse en distintas funciones dentro del mismo.

Equipos

Un equipo de de trabajo son una serie de personas que, persiguen objetivos, metas y estrategias comunes. Además, trabajan de manera coordinada contribuyendo con su propia capacidad, esfuerzo y talento a la consecución de estos objetivos.

Por tanto, los equipos de trabajo y cada uno de sus miembros cooperan de manera activa para la consecución de los objetivos y metas. De forma que, trabajan los unos con los otros de forma coordinada, existiendo signos evidentes de colaboración e interdependencia, no limitándose a la realización de su propia tarea.

Así, en el desempeño de los equipos de trabajo, se evidencian comportamientos con niveles de eficiencia evidentes y reconocibles. Por ello, en los equipos de trabajo las personas poseen capacidades complementarias que, se ponen al servicio de forma coordinada y comprometida de los objetivos y metas comunes. Todos ellos son responsables de la realización de la tarea de forma estructurada y coordinada.

Desde esta perspectiva, podemos trazar en el mundo del deporte la imagen de los equipos y el trabajo en equipo. Es en el mundo del deporte, donde vemos de manera más evidente el trabajo de forma coordinada, estructurada e interdependiente de cada uno de los miembros del equipo igualmente que, todos los componentes ponen al servicio de los demás su propio talento.

Por tanto, en las organizaciones sanitarias de la misma forma que en otro tipo de organizaciones denominamos equipo de trabajo a lo que realmente obedece a comportamiento de grupos.

Así, para la constitución de un equipo de trabajo, un grupo debe evolucionar para alcanzar de forma evidente las siguientes características:

  • Objetivos y metas comunes y compartidos.
  • Tareas definidas en base a la capacidad, negociadas y coordinadas con el resto.
  • Procesos explícitos de trabajo en la que cada miembro del equipo sabe cómo, cuándo y dónde le corresponde realizar sus aportaciones.
  • Establecimiento de relaciones interpersonales.
  • Elevado grado de interdependencia

Fases en la constitución de los Equipos de trabajo

  1. Formación. Puede denominarse a esta etapa como de preparación u orientación. Así, se caracteriza porque los miembros del equipo muestran altos niveles de inseguridad, falta de eficiencia y coordinación. Igualmente, los miembros del equipo analizan las normas con la pretensión de establecer los límites de sus respectivas responsabilidades. Por otra parte, esta etapa se caracteriza por la manifestación de comportamientos emocionales como la ilusión, alegría cordialidad y ánimo de compartir. En esta fase, todos los componentes tratan de evitar los puntos de conflicto.
  2. Enfrentamiento/conflicto. Es en esta segunda etapa en la que cada una de las personas que conforman el equipo, tratan de posicionarse dentro de él. Además, es en este momento cuando tratan por si mismo de establecer las relaciones con otros miembros del equipo y con el líder. También, es el momento de aparición de fricciones de mayor o menor intensidad generando reacciones emocionales. Estas reacciones provocarán la necesidad de ser canalizadas de manera adecuada hasta que se produzca el mutuo conocimiento y entendimiento.
  3. Normalización. Momento en el que los conflictos se reducen y cada uno de los miembros comienzan a proyectar en su mente el sentimiento de grupo. Se manifiesta de forma consciente, la necesidad de entenderse cada uno de ellos. Por otra parte, se desarrollan acuerdos y consensos siendo fundamental el rol del líder del equipo para la consecución de estos. También, se deben desarrollar de forma clara y sencilla los roles que cada uno de los miembros del equipo deben desempeñar así como las distintas responsabilidades. Del mismo modo, todo ello debe ser aceptado, respetado y compartido por cada uno de los miembros. Aunque serán analizados en otro momento, el papel del líder debe versar en torno a ser un facilitador para con el resto de los miembros de equipo. Cabe añadir también que, de la capacidad que tenga el líder para integrar cada una de las voluntades, opiniones e ideas de cada uno de los miembros del equipo, va a depender el estilo de equipo así como la mayor o menor eficiencia en las tareas a desarrollar.
  4. Desempeño. El equipo de trabajo consigue trabajar con niveles adecuados de rendimiento y baja conflictividad. De modo que, los miembros del equipo están en capacidad de realizar la toma de decisiones sin la intervención del líder dado que esta, se realizará desde el conocimiento, comprensión y sometimiento de las voluntades individuales a las necesidades del equipo. Por tanto, el equipo manifiesta altas dosis de madurez e integración, conocimiento del trabajo,del sentimiento de trabajar juntos y de la tarea compartida. Así, debemos considerar esta etapa como la de mayor productividad y donde a partir del sentimiento de cohesión debe conseguirse las mayores cotas de efectividad.
  5. Finalización/Disolución. Es el momento en el que el equipo, comienza a contemplar su disolución y cada uno de los miembros se orienta a nuevos proyectos. En esta fase, los objetivos por tanto, se han alcanzado y de no existir un nuevo proyecto motivador, el equipo se disolverá de manera natural. 

En el marco de las organizaciones sanitarias es importante, reconocer esta última etapa dado que por la propia estructura, a menudo, existe incapacidad para la disolución de los equipos y la falta de objetivos comunes motivantes provocará una disminución del rendimiento y efectividad con las consiguientes repercusiones para nuestros pacientes y usuarios del sistema.

No Comments
Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: