HABLEMOS DE MICROECONOMIA

Hay términos que nada más escucharlos nos recuerdan conceptos muy alejados de nuestro ámbito profesional y de nuestra actividad diaria.

Nos gustaría introducir hoy un término de este tipo, de los que nos suenan lejanos o directamente no nos suenan.

MICROECONOMIA.

Microeconomía podemos decir que es la contraposición a la Macroeconomía (concepto que será objeto de otra entrada)

Empezaremos por definir el concepto, así diremos que la microeconomía es la rama de la economía que estudia el comportamiento de las unidades básicas.

Por unidad básica entendemos que se trata de consumidores, trabajadores, empresas, familias etc.

Si nos trasladamos a nuestro ámbito hospitalario, podemos considerar microeconomía como el comportamiento ecónomico de cada una de nuestras unidades.

Uno de los principios iniciales, si hablamos de microeconomía, es el principio que considera que las unidades económicas básicas ( nuestras unidades) se mueven siempre con la intención de maximizar los resultados, considerando un nivel de recursos dados.

Dentro del campo de estudio de la microeconomía existen dos áreas como son el estudio de la teoría de la demanda y el estudio de la teoría de la oferta.

Así la teoría de la demanda es la relación entre la cantidad demandada de un bien o servicio y el coste que el usuario está dispuesto a asumir o pagar por él.

MICROECONOMIALa teoría de la oferta sería la cantidad de un bien o servicio que está dispuesto a ofrecer el productor para un nivel de precios dado o establecido.

Podríamos seguir profundizando en el concepto y así distinguir tipos de bienes  y diferentes comportamientos  según éstos, pero esto queda alejado de la pretensión de este artículo; sí que haremos una precisión, que es el nivel de equilibrio del mercado, que sería aquel en el que la oferta y la demanda se encuentran (sus curvas gráficas se cortan) para un precio dado.

A la vista de lo expuesto nos podemos ya hacer una idea sobre el contenido del concepto y su importancia en el día a día.

Lo que hacemos en nuestro ámbito hospitalario, en cada uno de nuestros actos profesionales, es microeconomía y aunque, a menudo nos parece que actos como el de abrir un paquete de gasas que está en una caja, que siempre está llena, no tiene importancia, a poco que reflexionemos sobre el significado del concepto que estamos tratando nos daremos cuenta que sí influye; si nuestro comportamiento individual (unidad económica/plantilla de enfermería) tiene una tendencia a demandar más gasas, el oferente productor de gasas modificará el precio de las gasas al alza hasta el punto en que oferentes y demandantes vuelvan a estar en equilibrio. En resumen, que el precio será mayor.

A la vista de la exposición, debemos darnos cuenta de la importancia que tiene la buena gestión de los recursos materiales y lo importante que es la concienciación individual y grupal de realizar un buen uso de los recursos de los que disponemos, ya que el que todos los días “la caja de las gasas” siga llena es cada vez un poco más difícil.

Los profesionales debemos saber que una sábana más, una esponja más, una dosis de antibiótico desperdiciado o  un equipo de sueroterapia mal gestionado, tiene una gran importancia a nivel del gasto global de la unidad (microeconómico).

Por tanto, si la microeconomía es tan importante y nuestro comportamiento individual a nivel profesional también lo es, podemos llegar fácilmente a una conclusión:

El nivel de gestión y responsabilidad de las unidades de enfermería y las personas que dirigen éstas debe aumentar. Las unidades de enfermería deben ser responsables de una gestión más directa de los recursos de los que disponen, para ello deben aumentar su capacidad de decisión y su nivel de conocimiento sobre los costes que se imputan a éstas.

Esto nos lleva  a la necesidad de clarificar los objetivos individuales de las unidades y ponerlos en consonancia con los del resto de la división de enfermería, y éstos a su vez con los institucionales. A la vez también nos lleva a otra necesidad, y es la de aumentar los conocimientos gestores de los responsables de las unidades y por ende de la división de enfermería y de la institución.

Es seguro que si el profesional a nivel individual siente la importancia de sus decisiones, se logrará una mejora en la gestión.

ALBERTO GONZALEZ

No Comments
Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: