Los intereses de cada una de las personas son la expresión  del conflicto. Esto supone que es fundamental no tomar partido por ninguna de las posiciones aunque nos sintamos tentados de hacerlo.

Lo más obvio no quiere decir que sea lo más adecuado.

Los intereses que la gestora enfermera debe mantener son aquellos que benefician al grupo y orientan a los objetivos. Esto suele ser la mejor forma de resolver los conflictos.

Los intereses que pueden resultar conflictivos no tienen porque ser eliminados si suman a los objetivos. Conviene dedicar más tiempo para explicarlos y adaptarlos de forma que no produzcan fricciones.

Adoptar una posición separada de un interés suele determinar el signo de conflicto.

Los intereses más poderosos son los que están en relación con las necesidades más básicas. Si como gestora enfermera a la hora de resolver un conflicto, se es capaz de garantizar necesidades básicas como: 

Seguridad

Bienestar económico.

Sentido de pertenencia.

Reconocimiento

Autocontrol sobre las acciones a realizar.

Las posibilidades de resolver el conflicto aumentan.

Los conflictos básicos son los más comunes dentro de los equipos de trabajo, y frecuentemente por básicos no se les suele prestar la atención debida.