En el Sistema Nacional de Salud Español es a través de la Ley General de Sanidad el modo en el que se regula la igualdad de acceso a la atención sanitaria como modo de corregir los fallos de otros tipos de mercados sanitarios.

Entonces, la necesidad de hablar de equidad e igualdad se centra en las desigualdades que se producen cuando la salud no es contemplada como un bien público puro. Al hacer referencia a desigualdades, lo estamos haciendo a las dificultades de provisión de servicios sanitarios al que pueden enfrentarse distintos grupos de población.

Por tanto, equidad tiene que ver con igualdad frente a otros significados. Igualdad de oportunidades y minimización de las brechas de acceso, uso y oportunidad:

Con las mismas necesidades, cualquier persona, debe poder acceder a los mismos medios en cuanto a efectivos y calidad.

Gratuidad frente a pago

La consideración de la salud como bien de primera necesidad es lo que ha motivado que esta, sea considerada como de financiación pública. Los profesionales sanitarios es uno de los colectivos que deben trasladar a los usuarios que gratuidad de la asistencia, no quiere decir que no tenga un coste. Por el contrario, los costes sanitarios son muy elevados y más en tiempos en los que las necesidades de la población han cambiado.

Es necesario analizar hasta que punto, el concepto de “gratuidad” esta perjudicando el desarrollo, evolución y sostenibilidad del sistema sanitario. En ocasiones, el concepto de gratuidad conlleva un porcentaje elevado de despilfarro de recursos. Existen estudios que relacionan un exceso de demanda cuando el acceso a los servicios tienen un coste bajo o en este caso inexistente (al menos en apariencia).