La teoría de los juegos para la gestora enfermera

La teoría de los juegos se desarrolla de manera fundamental por el investigador y matemático John Von Neumann. Las investigaciones desarrolladas estuvieron centradas en aquellos juegos en las que las ganancias de uno o más personas son iguales a las perdidas sufridas por el resto de las personas que participan en el juego.

La teoría de los juegos ha sido aplicada a casi todos los campos de la actividad. Si tratamos de utilizarla como elemento estratégico para la gestión de conflictos en el entorno de la gestora enfermera podemos ejemplificarla de la siguiente forma:

Ganar-Perder. Están centrados en resolver el conflicto de manera autoritaria de forma que la gestora enfermera utilizará su situación de dominio para imponer la resolución del problema de manera autoritaria. Evidentemente esta forma de resolver los conflictos conducirá al disconfor de los miembros del grupo que se encuentran en la situación de perdida. Pero, los daños para la dinámica del grupo irán mucho más allá. Aquella personas o personas que se sientan ganadoras mostrarán una actitud de superioridad en su dinámica de trabajo respecto aquellos que resultan perdedores y posteriormente, tratarán de repetir los mecanismos que les han resultado favorables ante los demás. Este hecho es realmente peligroso dada la posibilidad que esto se extienda a otras áreas de no conflicto ante la expectativa de cambiar hacia una situación más favorable.

Perder-Perder. Son situaciones que suponen una mala gestión manifiesta del conflicto y que sugieren la intervención de terceras personas que ayuden a resolver el problema. Supone el peor de los escenarios de respuesta dado que nos llevará a la frustración de todos los miembros del equipo, a la perdida de eficiencia y de objetivos, además de inestabilidad en el clima del grupo.

Ganar-Ganar. Son aquellas situaciones en las que la gestora enfermera se centrará en que todas las partes en conflicto salgan beneficiadas. Se buscarán puntos de acuerdo lo que hace necesario el dominio de técnicas de negociación, además de conocer a los miembros del equipo, sus distintas personalidades e idiosincrasias para llegar a aquellos puntos en los que están dispuestos a ceder por un objetivo superior. Este proceso requiere una visión integradora en la toma de decisiones y orientación al consenso como estilo de gestión.

El dilema del prisionero. Hace referencia a los motivos que componen un grupo a no cooperar entre ellos. Podemos ejemplificarlo a través de dos personas que resultan expedientados por ocultarse información relevante. Por separado, se les dice que si ninguno revela la información ocultada, finalmente serán despedidos; si uno de ellos revela la información y el otro se mantiene en silencio, el que la revele seguirá en la empresa y el otro será expulsado y condenado por fraude. Si ambos se acusan serán expedientados pero no despedidos.

La decisión más adecuada parece que es acusar al otro, sin embargo distintas investigaciones han demostrado que las personas ante estas situaciones tienden a la colaboración.

No Comments
Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: