Ante la aparición de un conflicto en un grupo de trabajo enfermero son muchas las acciones que pueden ser llevadas a cabo por la gestora enfermera para tratar de resolver el mismo, dentro del propio grupo. Entre ellas, encontramos la técnica del grupo nominal.

Es una técnica que por su sencillez puede ser llevada a cabo por la gestora enfermera en el día a día de su actividad ante la aparición de conflictos que alteren el normal discurrir de la actividad.

Esta técnica fue desarrollada por Delbecq y Van de Ven en los años 60 y pasa por ser un método estructurado para la identificación de problemas y necesidades, desarrollo de ideas y resolución de la cuestión. El método permite de manera sistemática realizar todos los pasos hasta la generación de la solución final.

El tamaño del grupo no ha de ser superior a 10-12 personas, que es un tamaño muy adecuado para los conflictos en el seno de los grupos de trabajo enfermeros.

Su desarrollo consta de varias fases:

Primera fase. Los participantes, una vez escuchada la exposición del problema, durante unos minutos se dedican a pensar y a generar su opinión con respecto al mismo:causas, motivos, dificultades, obstáculos y los escribe en una serie de tarjetas que faciliten la gestión a través de mensajes claros, sencillos y cortos.

Segunda fase.  Todos los participantes escuchan las aportaciones del resto de los miembros del grupo, garantizando que todos comprenden los mensajes que se les trasladan.

Tercera fase. La persona que dirige la reunión debe agrupar las tarjetas, por temáticas o parecidos. También, los miembros del grupo pueden asignar sus tarjetas a una temática concreta tras su exposición al resto. Cada temática, constituye una familia y esta, será identificada con unos códigos diferentes al del resto de las familias.

Cuarta fase. Establecimiento de un debate en torno a las cuestiones más relevantes de las planteadas. Para ello, se le facilitan a los integrantes del grupo una serie de pegatinas de colores codificadas por relevancia que cada uno, debe pegar en cada uno de los grupos de características o familias de problemas en función de su relevancia, añadiendo su argumentación al resto.

Una vez siendo calificadas por todos los miembros del grupo, se recontaran y ordenaran por el número de votos recibidos (pegatinas).

Quinta fase. La gestora enfermera, que será la persona que dirigirá la reunión, realizará el análisis pormenorizado de los resultados obtenidos, tratando de manifestar los distintos puntos de vista respecto a las cuestiones planteadas.

Finalización. Se planteará un debate moderado y con turnos preestablecidos que permitan obtener consensos respecto a los problemas propuestos y su nivel de importancia.

A su conclusión, la gestora enfermera responsable del proceso realizará un informe con el planteamiento realizado, la solución del problema y los compromisos adquiridos.

Es sencillo observar tras la exposición de la metodología del grupo nominal, que la capacidad de comunicación y síntesis de la gestora enfermera responsable de llevar a cabo esta técnica será fundamental.