Puntos críticos en la gestión de equipos

La disminución del conflicto debe conformar una serie de recursos a desarrollar la gestora enfermera en cualquiera de sus niveles funcionales. Debemos partir del conocimiento de todos los procesos y actividades así como los puntos críticos que las componen, de forma que le permita conocer, planificar y anticiparse a los problemas.

Los conflictos entre los miembros de un grupo o entre los miembros de un grupo y la persona que lo gestiona suelen producirse por:

Procesos de mala comunicación:

el estilo de comunicación formal o informal, equivocaciones a la hora de establecer el canal de comunicación, por ejemplo, uno de los errores que más se cometen en la actualidad es el comunicar instrucciones formales respecto a la realización de una tarea mediante medios informales como puede ser Whatsapp. 

Los valores del grupo.

Cada una de las personas que componen un grupo son entes individuales y como tal tienen una composición y clasificación de valores particulares e individuales. Cuando estas personas pasan a conformar un ente de orden superior como es un grupo, tienen que enfrentar su escala de valores al resto de los miembros del grupo. Esto de manera inevitable va a producir niveles de tensión y estrés en cada una de las personas siempre que la manera de entender estos sea diferente.  

Los distintos intereses.

Al igual que los valores los intereses de las personas son diferentes y frecuentemente difieren estos dentro de los grupos de trabajo. A la hora de gestionar un grupo y establecer el modelo estratégico a desarrollar es crítico conocer estos, así como su relación con la escala de valores individual. Posiblemente el mayor problema a la hora de gestionar un grupo sea gestionar el conflicto derivado de la falta de alineación entre los intereses individuales, los intereses grupales y los objetivos que debe alcanzar el grupo.

Los recursos.

La disposición de los recursos por las personas que componen el grupo suele ser otro de los puntos críticos ya que en la dinámica de trabajo la gestora enfermera debe enfrentarse a dos tipos de escenarios. Por un lado, la falta de recursos y por otro la gestión de recursos de manera competitiva. La gestión de recursos competitiva se produce cuando un miembro del equipo pretende utilizar de manera exclusiva un tipo de recursos. Esto no debe ser confundido con escasez. Ya que del análisis  de actividad puede derivarse la dotación de un número de unidades de un recurso del que se siente con más derecho de uso uno o más miembros del grupo.

Los rasgos personales.

En el entorno sanitario y la conformación actual de los grupos de trabajo podemos señalar que no existe por parte de la gestora enfermera capacidad para diseñar los grupos de trabajo en cuanto a las personas que lo van a conformar. Es decir, actualmente no se produce una selección de las personas que conformaran un equipo ni en lo que se refiere a sus competencias ni en lo que se refiere a sus rasgos de personalidad. Las características personalidad, influyen de manera directa en las relaciones entre los miembros del grupo y en la relación que se mantenga con respecto a los objetivos establecidos. Cuando dentro de un equipo de trabajo conviven personas con rasgos de personalidad dispares, es fundamental saber encajar y dirigir a cada una de las personas. De la capacidad para gestionar las emociones que generan cada uno de los rasgos de personalidad por parte de la gestora enfermera va a depender en gran medida los resultados que finalmente alcanzará el grupo.

Los niveles de desempeño.

El distinto rendimiento de las personas y el como la gestora enfermera afronte esto, va a condicionar la existencia o ausencia del conflicto.

No Comments
Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: