De resultados a planificación, un camino imposible

camino a los resultados

Cuando analizamos los resultados que deseamos para nuestras organizaciones, en casi todas ellas llegamos a las mismas conclusiones sobre lo que deseamos obtener:

  • Calidad de atención.
  • Bajo indice de infecciones nosocomiales.
  • Disminución de la variabilidad en la atención.
  • Satisfacción del paciente.
  • Alianzas con proveedores externos.
  • Alianzas con proveedores internos.
  • liderazgo
  • Compromiso
  • Identificación con los objetivos
  • Trabajo en Equipo
  • ….

De la misma forma, existe un mismo problema en muchas de nuestras organizaciones, queremos los resultados sin el trabajo previo que debe servirnos de guía.

No es que nuestras organizaciones sean diferentes al resto del sector productivo, político, etc..

Vivimos en una sociedad resultadista, lo queremos aquí y ahora sin importar el modo y en su defecto nos conformamos con meras poses que consigan nuestra permanencia, estabilidad y tranquilidad para nuestras posiciones lo que suele ser sinónimo de no hacer nada.CAMINO35

Mejor no hagas nada no siendo que las cosas vayan a cambiar”

Y esto a lo único a lo  que nos conduce es a la mediocridad y a organizaciones que carecen de la eficiencia debida.

No hay forma de conseguir resultados sin una planificación previa, sin el arduo trabajo que conlleva  cualquier trabajo de planificación de la actividad.

Nos referimos al análisis.

El análisis de situación no es fácil todo lo contrario es una etapa dura y a veces con falta de popularidad ya que suele sacar las bolsas de ineficiencia y las carencias existentes en la organización y que nos van a obligar a tomar una serie de decisiones a menudo complicadas de entender y digerir si carecemos de la adecuada vocación de servicio.

Analizar nuestra organización es explorarla, profundizar en ella sin miedo para comprenderla.

Existen muy pocas personas realmente capaces de superar esta etapa dentro de una organización dado que análisis y autocrítica suelen ir de la mano.

Analizar supone comparar nuestra actividad organizacional de dos maneras:

  • Con un  indice de referencia o lo que es lo mismo con organizaciones comparables de nuestro entorno.
  • La forma en que se ha llegado a la situación actual

Si profundizamos demasiado en analizar la situación de nuestra organización,  puede dejar a las claras los motivos que nos conducen a la desviación para con los resultados ya que la desviación puede estar motivada por nuestra propia incapacidad para gestionar.

El análisis debe conducirnos por tanto a entender, visualizar y preparar la organización para afrontar las necesidades.

Una vez superada esta fase estamos en condición de pasar al siguiente punto porque aún no habremos hecho nada más que empezar.

Por otra parte hay que saber que planificar no es organizar la agenda de la semana, ni del mes, del futuro próximo.

Planificar tampoco es decidir lo que vamos a hacer y ya está.

Planificar es entender y comprender lo analizado.Clase-de-baile-700x350

Planificar es establecer los pasos más inteligente por los que tiene que pasar ineludiblemente la acción para alcanzar los resultados deseados.

La planificación reduce la incertidumbre y la variabilidad de la acción dando peso, consistencia y uniformidad a esta.

La planificación ayuda al conocimiento de la organización a la toma de decisiones organizadas y dirigidas a la consecución de los resultados esperados y deseados para la organización.

 Por sorprendente que pueda parecer en algunas ocasiones la planificación, el saber donde estamos y adónde queremos estar mañana y los pasos que debemos dar para ello,  es la mayor innovación que se puede introducir en la organización.

¿Cómo vamos a distribuir recursos sin un plan?

La distribución de recursos sin planificar lo único que va a conseguir es que nuestra organización sea un tremendo lodazal del que será difícil salir.

Para conseguir los resultados que mencionábamos al comienzo de la entrada “el Laissez-faire” como mecanismo de planificación no sirve, no debemos sorprendernos acerca de los resultados de nuestra organización a pesar de la corriente económica, política y gestora que elige este mecanismo para gestionar organizaciones sanitarias, eso si revestido de bonitos discursos de liderazgo, equipos y tal.

No hay formulas mágicas, analiza, planifica, ejecuta y te sorprenderán los resultados de esta pequeña innovación.

Gestión de Enfermería

2 Comments
  • Maria Fernanda Loyola

    En la institucion para la cual yo laboro(institucion privada con presencia nacional),tiene una extructura especifica con recursos asignados para la medicion de las variables que nos permitan conocer y atender ; la incidencia de infecciones nosocomiales y su atencion, la calidad del servicio y el nivel de satisfacion del cliente,sin embargo nuesto principal reto es el trabajo hacia dentro; la capacitacion interna del personal,la resistencia al cambio,la colaboracion de los mismos para alcanzar las metas, y, muy importante la falta de liderazgo para implantarlas.

    enero 14 at 00:43
  • Estefanía

    Estoy de acuerdo con la necesidad de planificar y de realizar un análisis profundo de la información que tenemos, en aras a objetivar fortalezas y debilidades, y llevar a cabo las actuaciones necesarias para la mejora continua de la organización en la que trabajamos. Entiendo que es complicado en ocasiones, por la presión del tiempo, de personas, de querer resultados en el período más corto posible, la propia presión interna de querer acertar en toda decisión, etc. Creo que precisamente por esto, por la presión de tomar decisiones correctas o, mejor dicho, lo más acertadas posible, es necesario planificar y analizar, para lograr visualizar las estrategias adecuadas a implantar.

    diciembre 14 at 14:48
Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: