Una cuestión de estilo

Siguiendo la línea de las publicaciones de las últimas semanas, esta semana planteamos los estilos de liderazgo. Como siempre es posible que nos sintamos identificados o reflejados en unos u otros estilos. Lo realmente importante es comprender la esencia y el objetivo de liderar grupos de trabajo.

Si es verdad, que debemos de saber que los estilos de liderazgo más perniciosos en el entorno de la gestión enfermera son aquellos que conllevan “los ases en la manga”, es decir, los intereses ocultos que nos hacen conducirnos bajo parámetros diferentes a los verdaderos intereses del grupo.

Cuestión de estilo

El estilo de liderazgo debe ser definido entorno a las características conductuales  que definen, como afronta su tarea de conducción de los grupos de trabajo hacia los objetivos.

De forma clásica los líderes se categorizaban como:

Autocrático. Aquellos individuos que centraban su actividad en el poder de decisión que le otorgaba la organización o las circunstancias que le hacen disponer de una posición jerárquica superior.

Democrático. Estilo determinado por el establecimiento de procesos de toma de decisiones compartidas. Este estilo principalmente, surge en entornos donde las distintas personas gozan de un estatus similar y donde las relaciones de superioridad son difíciles de mantener, siendo necesarios estilos de comunicación horizontales.

Permisivo. Es el estilo caracterizado por facilitar que cada una de las personas tomen sus decisiones y por tanto, conducen a sus equipos de trabajo a través de ausencia de autoridad sobre el proceso de planificación, organización y ejecución. El líder en si mismo, no participa en los procesos de ejecución, evaluación y control.

La Universidad de Michigan en estudios realizados en los años 60 propone cuatro escenarios diferentes en el liderazgo:

Autoritario-explotador: aquel que emplea el miedo, la coacción, presiones y castigos.

Autoritario-benevolente: usa alabanzas desde el enfoque de las exigencias y los castigos potenciales.

Consultivo: utiliza las alabanzas como forma de motivar la participación permitiendo opiniones, en la planificación de actividades y en el control de las tareas.

Participativo: motiva la participación y la recompensa ante los resultados positivos. Además, existe una relación de confianza en sus colaboradores y les reconoce sus acciones. Igualmente, los miembros del grupo disponen  de la información necesaria en un contexto de buena relación.

Clasificación bifactorial del liderazgo

Permite la elaboración de modelos que se describen a través de dos o más factores.

El liderazgo empobrecido. Se muestra a través de un mínimo interés por las personas y los objetivos. De esta forma, el responsable del grupo asigna las distintas tareas desentendiéndose del resto del proceso.

Orientación a la tarea. Es el estilo de liderazgo que se centra en las actividades de forma, que se trata de eliminar todos los factores ajenos a la tarea para que no influyan sobre esta. Así, los miembros del grupo son meros peones que han de ejecutar su función.

Liderazgo de punto medio. Es el que centrándose en la tarea, permite una cierta interacción de factores personales. Orienta la actividad tratando de evitar la desmotivación por medio de una comunicación eficaz, siempre orientada a la tarea.

Liderazgo de club de campo. A través de la consideración de las necesidades de las personas y del establecimiento de buenas relaciones, trata de realizar la tarea y alcanzar los objetivos. Es un estilo de liderazgo caracterizado por aspectos descriptivos en los que se trata de desprenderse de connotaciones imperativas.

Liderazgo compartido. Los logros, están basados en el compromiso de distintas personas cuya interdependencia, favorece el establecimiento de relaciones de confianza y respeto. Así, el rendimiento de los grupos dirigidos bajo este estilo, suele ser elevado a la vez que se logra favorecer los intereses personales.

Liderazgo situacional

Diversos estudios postulan, que la aparición de los liderazgos en los grupos son debidas a determinadas situaciones que suceden más que a características y determinantes personales. De forma que esta teoría se define por determinantes de situación y por comportamiento ante estos.

Fiedler, a través de su teoría del apareamiento, supone que un factor central en el éxito de la función de liderazgo es la adecuación del individuo al contexto que se produce. Así, para alcanzar un liderazgo eficaz, es necesario contemplar la consideración de 3 situaciones cuya combinación depara 8 posibles escenarios:

Naturaleza de las reacciones entre el líder-seguidores. Indica la  relación de confianza entre el líder y el grupo.

Estructura de la tarea. Es el grado en el que las tareas están definidas y sistematizadas.

Poder legítimo del líder. Es el grado de influencia que el líder tiene sobre las funciones contractuales y coercitivas del grupo.

La teoría del ciclo de la vida. Realizada Hersey y Blanchard postula, que el liderazgo tiene que ir al unísono de la madurez de los seguidores. Así, los seguidores aceptarán la influencia del líder independientemente de lo que haga.  La madurez, se define en dos direcciones:

  • La madurez técnica o madurez laboral. Se refiere a los conocimientos y habilidades para desempeñar las funciones inherentes de su puesto de trabajo sin ser guiados o supervisados.
  • La madurez psicológica. Es la referida a la motivación intrínseca que lleva a las personas a realizar algo, sin necesidad de ser estimulados de forma externa.

Por otra parte, la madurez es medida en cuatro etapas:

Etapa 1

Los seguidores ni pueden ni quieren asumir responsabilidades ya que ni su preparación ni desarrollo personal se lo permiten.

Etapa 2

Los seguidores se sienten motivados pero no poseen los conocimientos ni las técnicas necesarias para asumir responsabilidades.

Etapa 3

Los seguidores pueden asumir funciones pero no quieren

Etapa 4

Los seguidores quieren y pueden seguir las instrucciones que se le dan.

En relación al estilo, los seguidores son ordenados en cuatro sentidos:

  1. Ordenación: el líder organiza los roles de cada uno de sus seguidores y les asigna tareas.
  2. Persuasión: el líder dirige la acción y a la vez motiva la misma.
  3. Participación: el líder y los seguidores participan en la toma de decisiones.
  4. Delegación: el líder presta escasa dirección y apoyo al grupo dado que no necesitan planificar la tarea.

teoría de los rasgos

Se basa en los rasgos y características que distinguen a la personas. La personalidad  es una combinación de rasgos que definen los comportamientos de una persona. Así, entre los rasgos se deben contemplar la energía, tolerancia, madurez emocional, integridad, motivación, orientación al logro entre otras. 

Liderazgo transaccional

Hace referencia al liderazgo basado en el intercambio en el que los trabajadores ofrecen su mano de obra y el líder expresa los objetivos que se deben conseguir para alcanzar el salario, las recompensas y las contraprestaciones.

Así, podemos considerar que el objetivo de un trabajador bajo la teoría transaccional es hacer lo que el líder dice. Por otro lado, el objetivo más importante de un líder es establecer directrices claras para que los trabajadores desarrollen sus funciones de la mejor manera posible.

Las características de este estilo de liderazgo consisten en:

  • Políticas de premios por rendimiento
  • Liderazgo basado en la gratificación, hecho que motiva el seguimiento.
  • Respeto y compromiso basado en las contraprestaciones.
  • Es imprescindible la adecuada coordinación para la empresa.

liderazgo transformacional

Este liderazgo parte de las investigaciones de Bass que identifica tres factores:

Carisma. El líder difunde valor, respeto y orgullo para definir una visión. Así, el termino carisma podemos definirlo como: la cualidad que poseen las personas y que le diferencia de los demás de forma, que los comportamientos son tomados por los seguidores como modelos.

Consideración individual. El líder  presta atención a las necesidades de cada uno de los miembros del grupo y les asigna funciones que faciliten su crecimiento personal y profesional.

Estimulo intelectual. El líder enseña a sus subordinados a desarrollar y reconocer las claves que les facilite el camino y desarrollo de sus funciones. Motiva la innovación y la creatividad mediante el cuestionamiento permanente de la realidad.

Motivación inspiracional. Se define, en términos de inspiración a los seguidores mediante acciones que despiertan el optimismo y el aliento para alcanzar la visión. Así, el líder transformador confiere significado al contexto, utiliza símbolos a las acciones a llevar a cabo. 

Bass dice que:

  • El líder motiva a las personas sin trascender a sus intereses.
  • Los líderes empoderan a sus seguidores.
  • Los líderes transformadores se encuentran en cualquier nivel de la organización.
  • El líder gana la confianza de las personas mediante la comunicación de la visión.

 

No Comments
Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: